domingo, 21 de junio de 2015

Bienvenido verano y...

Podría poner la excusa más habitual...  quejarme del poco tiempo libre que tengo (que también es cierto).   Pero como dicen por ahí que hace más el que quiere que el que puede,  diré la verdad verdadera, osea que las ganas de coger la aguja no han sido especialmente fuertes esta temporada.
Por un motivo o por otro,   la apatía costurera me persigue así que como soy toda una experta en cambios de sentido sin necesidad justificada,  y como tengo un affaire de esos de va y viene con el crochet ,  pues no hay mucho más que pensar.

Mi pequeña gran chica,  se va a Dinamarca este próximo año a estudiar el último curso de carrera.
Ella feliz y con las ganas metidas en vena.  Yo feliz,  por ella,  y con un corre-corre en el estómago que espero, me deje vivir tanto tiempo lejos de ella.
Claro está que vendrá en vacaciones y que nuestras esperados descansos laborales serán para ir a verla a ella pero el "mientras tanto"...   Ay,  el "mientras tanto"!!!!!!!!!!
Ella tiene alas para volar y es responsable para usarlas debidamente así que no seremos nosotros,  sus padres,  los que se las cortemos,  pero espero que me parezca más difícil ahora de lo que en realidad va a ser. Cruzo los dedos!!!!!!

Unos doscientos granny squares crocheteados con amor,  son los que necesita esta mami-manta.   Para ella es, para envolver y arropar a mi pequeña gran chica en sus frías tardes danesas, casi casi tanto como si de mis propias manos se tratase.

Los colores son empolvados, "viejos",  "tristes"  pero preciosos,  como dice Belén  de Vuelta y Cruz...   son simplemente encantadores.   A su futura dueña le entusiasmaron y en cuanto empezó a ver como quedaban combinados quedó practicamente enamorada, así que a crochetear bajo el sol de verano para que mi mami-manta no deje de crecer!!!!!!!





Feliz verano,  bombones!!!!!!!!!!